Iñigo Iribarne

Terapias Naturales

You are here: Blog Artículos Mayo 2011 Las alergias primaverales

Las alergias primaverales

E-mail Imprimir PDF

Con la llegada de la primavera las alergias se hacen notar. La más conocida y extendida es la alergia al polen que debemos combatir de forma natural, y es que en contra de lo que muchos piensan, se puede lograr, y para ello vamos a dar algunos consejos.


Evitar que el sistema inmunológico esté débil: Es importante que fortalezcamos las defensas del organismo para así poder responder mejor a los ataques que nos llegan del exterior. Para conseguirlo es muy recomendable la ingesta de cítricos como la naranja o la mandarina, que se puede comer en zumo o entera. Debido a las grandes cantidades de vitamina C conseguiremos unas defensas fuertes. Una acción similar tienen las infusiones de té de echinacea, que nos ayudarán a mantener unas defensas a punto para hacer frente a las agresiones del medio.

Mejorar el tracto respiratorio: Cuando nos ataca la alergia lo primero que se nos resiente es el tracto respiratorio, ya que la reacción del cuerpo es cerrarlo, con lo que nos cuesta respirar. Para mitigar esto es bueno realizar sesiones de respiración con vapores de manzanilla o melisa para abrir las vías respiratorias y mejorar nuestro estado. Es bueno que los realicemos a diario mientras nos dura la alergia, ya que nos ayudarán a limpiar el aparato respiratorio.

Comer alimentos que contengan capsaicina es muy buen remedio para acabar con el malestar provocado por la alergia. Esta sustancia se encuentra en el ajo, y es lo que le da ese olor y sabor tan característico. La función de la capsaicina es la de estimular la secreción nasal y así conseguir eliminar la sustancia que nos está causando esa alergia. Es la mejor manera de conseguir que el organismo elimine de forma rápida el agente que le está produciendo ese malestar.
Realizar limpiezas nasales con agua marina o suero fisiológico preparado por nosotros hirviendo agua con sal y bicarbonato y dejarlo enfriar es una buena opción, ya que nos ayudará a limpiar las fosas nasales y evitar el picor de éstas y el malestar que generan. Debemos limpiar las fosas nasales y los conductos que comunican con la boca, ya que de esta manera conseguiremos eliminar gran parte del malestar que nos causan estas sustancias.
Consumir zumo de naranja agria con miel.
Poner un humidificador en casa, hará que el ambiente tenga mas humedad y no sea tan seco, por lo que favorecerá mucho a los síntomas de la alergia.

Ortiga: ayuda a frenar la producción de mucosidad y los ataques de tos producidos por la alergia al polen e incluso por la fiebre del heno.

Regaliz: puede ser un buen remedio contra la rinitis. Se puede tomar tanto en pastillas como en infusiones.

Quercitin: tiene la capacidad de mantener los niveles sanos de la histamina. Se trata de un flavonoide que se puede encontrar sobre todo en alimentos como las cebollas y las manzanas.

Euphrasia officinalis: se la conoce popularmente como 'ojo brillante'. Puede ser utilizado como un tópico, pero es muy beneficioso tomado en pastillas. Recomendado para conjuntivitis, lagrimeo y blefaritis.

Existen muchos alimentos a los que aunque no seamos alérgicos pueden agravar el problema. Sobre todo la leche y sus derivados, estimulan la produción de moco y poseen caseína, una proteína difícil de digerir y sustancias inflamatorias. Tampoco son recomendables chocolates, carnes rojas, margarina, azúcares refinados y productos a base de polen.