Iñigo Iribarne

Terapias Naturales

You are here: Blog Artículos Mayo 2011 La sonrisa es buena para la salud

La sonrisa es buena para la salud

E-mail Imprimir PDF

La sonrisa aparece a partir de la sexta semana de vida después del nacimiento, los médicos la relacionan con la actividad del sistema nervioso central, dicen que a partir de la segunda semana, el bebé ofrece alguna sonrisa espontánea al escuchar una voz conocida, pero es hasta la sexta semana devida cuando se le considera un acto social, y a los seis meses una respuesta positiva de socialización.

La sonrisa es esencial para el ser humano, y tan importante que provoca diversos cambios en el organismo:

• En el sistema muscular: el tejido se relaja y se libera la tensión. Al reir también se queman calorías: 20 segundos de risa a carcajada, equivalen a realizar 3 minutos de un ejercicio aeróbico cualquiera.

• El sistema inmune y endócrino también presentan modificaciones: una sonrisa, propicia que el hipotálamo libere endorfinas y produce un efecto analgésico sobre el organismo. la adrenalina, que también segrega el cerebro, provoca un estado de alerta y vitalidad.

• Está comprobado que la risa disminuye la concentración de cortisol en el organismo, una de las hormonas causantes del estrés, y aumenta la actividad de los linfocitos, responsables de una buena respuesta inmunológica.

En conclusión, la gente triste y demasiado seria es mucho más susceptible a padecer diversas enfermedades, en comparación con la gente alegre. La risa eleva la autoestima y la confianza, porque elimina los pensamientos negativos, y la sensación de miedo.

Para que usted se dé una idea de la frecuencia con la que sonreímos, diversos estudios han arrojado que la mayoría de los niños, ríe en promedio 300 veces al día, mientras que los adultos sólo 10 veces. Desafortunadamente a mayor edad, menos capacidad de reir.

La sonrisa debe practicarse: si se desea ejercitar su capacidad de reir, le recomendamos:

• Ver películas cómicas.

• Escuchar chistes y ¿porqué no?, aprender alguno, para después contarlo.

• En la calle tratar de sonreír mientras se saluda.

• Cuando pueda trate de escuchar canciones alegres.

• Si no tienes la costumbre de sonreir, la recomendación es practicar a diario, frente a un espejo muecas de sonrisa, poco a poco, le será más fácil sonreir de manera natural.

• Y nunca te auto-reprima cuando le den ganas de reir, no autocensures una carcajada.