Iñigo Iribarne

Terapias Naturales

You are here: Blog Artículos blog Marzo 2011

Terapias naturales para dolores de cabeza y migraña

E-mail Imprimir PDF


Los síntomas principales de la migraña son dolor de cabeza, nauseas, vómitos, sensibilidad a la luz y un sentimiento general de malestar (somnolencia, cambios de humor, retraimiento). Lo más característico de las migrañas es su periodicidad (repetición en el tiempo) y su relación con el carácter y con las circunstancias, tanto físicas como emocionales.

En la cefalea tensional el dolor presenta una localización bilateral fronto-nucal, es opresivo y generalmente aparece por la tarde. Aunque no tan intenso como la migraña, puede presentar fotofobia (molesta la luz) o fonofobia (molestan los sonidos), y puede llegar a durar varios días.

Las migrañas y cefaleas suelen estar asociadas a trastornos psicoemocionales, problemas digestivos, trastornos hormonales o disfunciones en las estructuras que afectan a la vascularización cerebral. Así, por ejemplo, los músculos en tensión en la nuca pueden inicialmente disminuir el flujo de sangre en las arterias que van al cerebro, produciéndose después una vasodilatación refleja, que es la causa del dolor.

Pero también los alimentos pueden estar detrás de determinadas cefaleas o migrañas. El desarrollo de la industria alimentaria ha modificado de forma drástica la producción de determinados alimentos, transformando la estructura molecular de estos. La introducción de diversos productos químicos en el organismo de los animales de ganadería y en las plantas cultivadas, así como en su posterior manipulación industrial, provoca un empobrecimiento de vitaminas y minerales, y la aparición de macromoléculas alimentarias para las cuales nuestras enzimas digestivas no están adaptadas. Todo esto resulta en un palatino "ensuciamiento" del organismo por la acumulación de toxinas.

Los dolores de cabeza pueden tener muchos orígenes, uno de ellos e incluso uno de los más frecuentes se debe a las obstrucciones intestinales. Y no nos referimos únicamente a personas que padecen de estreñimiento, porque incluso aquellas personas que eliminan bien podrían ser propensas a retener sustancias de desecho que quedan contenidas en los intestinos en donde se descomponen y fermentan debido a una dieta que es alta en sustancias tóxicas y que lo que hace en lugar de favorecer la limpieza intestinal es aumentar la temperatura corporal interna provocando así una baja aptitud del organismo para eliminar lo que ya no requiere. Si este es el caso de los dolores de cabeza, es muy recomendable que la persona considere, antes que cualquier otro remedio, el alimento que esta consumiendo: el exceso de harinas blancas, embutidos, frituras y leche de origen animal es lo que más provoca la obstrucción intestinal. El consumo desconsiderado y constante de estos alimentos provoca la incapacidad para su eliminación, el alimento se va quedando “pegado” en los intestinos, si no se toman medidas para detener esto, a la larga estos desechos se van haciendo una pasta residual más gruesa cada vez que ahí permanece y se engrandece si no se encuentra la forma de detenerla o removerla. Esto no es solo consecuencia de las migrañas y dolores de cabeza muy frecuentes, sino es la consecuencia de muchos padecimientos y debilidades del organismo.

Si bien los intestinos juegan un papel primordial en la eliminación de los dolores de cabeza, también el factor mental-emocional resulta la raíz más profunda que causa las cefaleas. Es sabido que el exceso de estrés es una de las mayores consecuencias de los dolores de cabeza. Pero hay que saber bien que tipo de estrés es el que se está acumulando en esta zona para poder ayudarle al cuerpo a liberarlo. No solo las presiones de la vida diaria contribuyen al estrés acumulado, sino que todo aquello que nos causa malestar o dolor y lo evadimos, va directamente a acomodarse en la cabeza, si es que este es el lugar más debilitado (o usado) del cuerpo (si es que estudiamos demasiado o hacemos mucho trabajo mental). Cuando no reconocemos algo que nos causa molestia, nos enfada o nos deprime y lo dejamos para después, estas emociones se quedan contenidas en esta zona, y se liberan después en forma de dolor. Sabiendo esto quizás puedas comenzar a considerar una nueva forma de liberar tensión tratando de averiguar que es lo que te ha irritado y no has liberado. Esto es todo un proceso más uno puedo comenzar con la pura intensión de ir conociendo poco a poco lo que auténticamente siente.

Mediante la Kinesiología como método diagnóstico, se puede evaluar y diagnosticar las posibles disfunciones estructurales, y aplicar el Tratamiento Osteopático específico, así como valorar el estado funcional del intestino delgado y realizar un test de intolerancia alimenticia, para identificar aquellos elementos nocivos para el organismo que deberán ser restringidos de la dieta.