Iñigo Iribarne

Terapias Naturales

You are here: Blog Artículos Blog Abril 2011 Ayurveda, sabiduría que sana

Ayurveda, sabiduría que sana

E-mail Imprimir PDF

El ayurveda es un sistema de medicina tradicional que estudia el cuerpo, la mente y las emociones humanas con el fin de diagnosticar enfermedades y combatirlas a través de métodos naturales, enfocándose no en los síntomas sino en los agentes que las provocan. Es originario de la India y cuenta con más de 5.000 años de antigüedad.


El término ayurveda viene del sánscrito y quiere decir ‘ciencia o conocimiento de la vida’ y se considera un estilo para vivir en el cual es esencial adoptar ciertas costumbres, partiendo de una alimentación acorde al tipo de sangre que tiene cada individuo. De hecho en el país asiático desde que una persona nace se le indica una nutrición especial para su grupo sanguíneo. Por ejemplo “alguien con sangre B positiva regularmente no puede comer carne de cerdo”. Otros aspectos de la dieta ayurvédica indican ayunos periódicos de 40 días durante los cuales únicamente se consumen zumos y tés.

Asimismo, según el ayurveda para la salud es básica la limpieza del intestino, que ayuda a tener un buen funcionamiento del organismo y a que éste detecte lo que recibe. Bajo tal perspectiva “cuando llevamos una adecuada higiene intestinal, no nos apetecen productos nocivos como grasas o refrescos”.

El sistema se funda en el concepto de los tipos metabólicos del cuerpo, llamados dosha. Hay tres dosha: vata, pitta, y kapha. La característica del vata es la variabilidad, la tendencia a ser delgado con la piel seca, cambiante, entusiasta, propenso a la ansiedad, al insomnio, al síndrome premenstrual y al estreñimiento. El tipo metabólico pitta es de estructura, fuerza y resistencia medias, alguien bien proporcionado, con inteligencia rápida y moderado en hábitos diarios. El kapha es relajado, sólido, pesado y fuerte, con tendencia a la obesidad, el alto colesterol y el proceso digestivo lento.

Todos poseemos una mezcla de esos tres dosha; predomina uno más que otro pero siempre se mantiene el balance. Si hay un desequilibrio (por factores que pueden ir desde estrés hasta causas ambientales), es cuando se generan y acumulan toxinas, dando pie a toda clase de enfermedades.

LIMPIEZA INTENSA

En el ayurveda lo principal es que la persona desee sentirse mejor y cuidar su cuerpo. Que tenga el propósito de verse y sentirse bien, así como tener voluntad para lograr que el organismo funcione adecuadamente.

Una de las bases del sistema es la desintoxicación del cuerpo a fin de prevenir cualquier padecimiento. En ese contexto, se precisa una limpieza a fondo por lo menos cada seis meses, efectuándose en áreas determinadas; por ejemplo el aseo profundo de los oídos requiere la utilización de tubos especiales hechos con cera. La nariz se limpia con agua y sal. Finalmente, para los intestinos es necesario una serie de tres lavados intestinales (uno por día), con litro y medio de té tibio preparado con hierbas y un desintoxicador a base de extractos naturales. Su aplicación es rectal y se acostumbra colocar al paciente en posiciones distintas para irrigar correctamente el colon.

Por otro lado, cabe mencionar que en la primera semana de tratamiento no es recomendable practicar actividades físicas, ya que suele haber una disminución en el nivel de azúcar de la sangre.

A LA HORA DE COMER

La alimentación es muy importante para el ayurveda, pues además de lo dictado por el tipo sanguíneo debe evitarse consumir aquello que contenga conservadores, especialmente los embutidos y los lácteos.

Para quienes siempre han llevado una dieta occidental esta parte del ayurveda suele resultar particularmente difícil, pues implica mucha fuerza de voluntad habituarse a prescindir de ciertos platos e ingredientes.

Aunque como ya se mencionó el ayurveda se recomienda a personas de cualquier sexo o edad, tratándose de Occidente es preferible que el paciente sea mayor de 16 años. Recordemos que si bien en la India es un sistema que se adopta desde que la gente nace, en nuestro país crecemos con otra clase de nutrición y por ello hay que esperar a que el cuerpo sea más fuerte.

UNA OPCIÓN PARA TODOS

La práctica del ayurveda es ajena a cualquier creencia religiosa; aunque es antiquísima y pertenece a la cultura hindú, no implica devoción a ninguna deidad.

La terapia ayurvédica puede realizarse en casa siempre y cuando la persona haya sido asesorada por un experto sobre la forma indicada de llevar a cabo las limpiezas y la alimentación. Lamentablemente aunque se trata de una alternativa milenaria, se ha dado a conocer muy poco.

Vale la pena subrayar que el ayurveda se enfoca más bien en prevenir las enfermedades que en curarlas, pero ambas cuestiones -prevención y curación- se manejan mediante la desintoxicación y la alimentación adecuada. Si tiene interés en saber más acerca de esta alternativa, no dude en pedir orientación a un especialista.