Iñigo Iribarne

Terapias Naturales

You are here: Blog Artículos Blog Abril 2011 La piel espejo de nuestra salud

La piel espejo de nuestra salud

E-mail Imprimir PDF

La piel, tiene por una lado la función de ser una verdadera coraza protectora y por otro, el principal órgano de comunicación de todos los estímulos recibidos del exterior por más sutiles y delicados que sean. Es el órgano más grande del cuerpo humano con 2 metros cuadrados de superficie, 4 kilos de peso y 0.2 milímetros de epidermis que nos protege del calor, del frío, del polvo, de miles de bacterias que están al acecho esperando el momento para entrar y de todo tipo de agresiones a las que está sometida diariamente. Es en definitiva, un cerebro a flor de piel.

Lo que es fuera es adentro
La piel acumula o mejor dicho, se deposita en ella, toxinas metabólicas, bacterias, y demás sustancias de desecho que deben ser eliminadas. El organismo utiliza la función acumuladora de la piel cuando no puede liberarse del sobrante de sustancias a eliminar. Entre los aforismos del médico más célebre de la antigüedad a quién se apellida aún hoy el padre de la medicina, Hipócrates( 460 a.c.) se encuentra; "..todas las enfermedades se curan por alguna evacuación por la boca o por el ano, por la vejiga o por otro emuntorio. El órgano del sudor es uno de los principales y común a todos los males". Es decir, muchas sustancias de desecho se almacenan y neutralizan en la piel, siendo el olor corporal de muchos individuos una muestra elocuente de ello.

La psicología de la piel

La piel guarda una estrecha relación con el estado mental del individuo. En ella se reflejan con notable elocuencia los sentimientos y emociones como vergüenza o angustia( rubor); miedo( palidez, erección de los pelos por la contracción de sus diminutos músculos cutáneos) y ansiedad( sudación).
Desde la formación del embrión humano se puede apreciar como la piel está íntimamente relacionada con el sistema nervioso, pues de hecho se desarrollan ambos órganos partiendo de la misma capa embriológica. Ya lo dice el refrán; "Tener la sensibilidad a flor de piel".
Dejemos que la ley de curación de Hahnemann (creador de la Homeopatía) se cumpla, la cual afirmaba que la tendencia fundamental del organismo es a desplazar un proceso mórbido de un órgano importante a otro menos esencial para la vida, precisamente esto es lo que sucede cuando se manifiestan alteraciones en la piel, que al ser suprimidas, desplazan la "morbosidad" a otra parte del organismo, en general más grave.

Nutrición e hidratación

Los dos pilares básicos para el cuidado de la piel son una elevada hidratación y una correcta nutrición de substancias grasas. Cumpliéndose estos dos requisitos la piel ejerce correctamente su función principal; la protección.

Las frutas maduras, propias de la estación, las hojas de color verde intenso y las hortalizas de todo tipo deben constituir el papel más importante dentro de la dieta de la piel, pues son el grupo de alimentos que más agua contienen y que aportan también sales minerales, oligoelementos, enzimas, clorofila y vitaminas esenciales para la salud. Desde la dietética naturista se recomiendan un mínimo de dos raciones diarias de fruta y cuatro raciones ( una ración es un plato normal lleno) de hortalizas y verduras al día preferiblemente crudas o cocinadas al vapor para aprovechar mejor todos sus nutrientes.

Los lípidos o grasas tienen una especial función para la piel. A pesar de la mala reputación de las grasas, sin estas es imposible mantener una piel tersa y brillante. Es por ello que aceites de primera presión en frío de semillas como el sésamo nutren en profundidad y otorgan a la piel un aspecto más vital. Por supuesto el aceite de oliva virgen y todas las grasas que son de forma natural líquidas a temperatura ambiental son las más saludables siempre que las tomemos en crudo, es decir, sin freír o calentar.

Las semillas germinadas poseen toda la fuerza vital y la energía de una futura planta y por lo tanto propiedades regeneradoras de gran potencia y un valor nutritivo excepcional. La alfalfa es una de las más refrescantes rica en vitamina C, hierro, pro-vitamina A y clorofila, pigmento que contienen todas las plantas verdes y que cumple una importante función depurativa y revitalizante. Todas las semillas germinadas se añaden crudas directamente a las ensaladas, también quedan fantásticas en un gazpacho o cremas de verduras frías, así como dentro de los bocadillos o tortillas.

Dicho de forma fácil y resumida la piel necesita una dieta sencilla, frugal, integral y pobre en sal.